jueves, 16 de diciembre de 2010

Peldaños hacia la felicidad



















Mis largas manos
se encuentran vacías,
pensantes,
solo las llenan lo perdido.

No llevo conmigo
alas duraderas de felicidad,
por ello para mi,
las escaleras son tan necesarias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada