viernes, 21 de enero de 2011

Avimara XV




















Yo solo recogí
de mi estrecha habitación
los versos desnudos de mar.
Y tu ,
mi mujer azul,
que me arrastras la mirada
y refrescas mi frente.
Algún día
el cielo
caerá en nuestras manos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada