sábado, 19 de marzo de 2011

De tu llegada

Llegaste
precisa y exacta.
Tu sonrisa
detuvo mi péndulo.
Diste muerte
al viejo calendario.
Prendiste
la llama exhiliando mi miedo.
Sembraste
mis ganas bajo tu pecho.
Pintaste
de futuro el luto de mi tiempo.
Llenaste
de esperanza los bolsillos de mi cuerpo.
Y ahora,
un segundo de tí
es todo cuanto soy,
todo cuanto tengo,
todo cuanto anhelo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada