sábado, 14 de mayo de 2011

De la herida

Estoy herido.
Solicito audiencia.
Noche,
tú siempre lloraste con mis lágrimas,
nada en tu voz llevó en mí a salvarme.
Jugamos a escondernos.
Ni una chispa,
ni una tempestad,
nada llevó en mí a salvarme.
Noche!! Noche!!
Disimula mis lágrimas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada