martes, 1 de marzo de 2011

Avimara XVII

El deseo
que todo lo puede,
que no conoce obstáculos.

El deseo impertinente,
que arrasa,
que no se consume jamás.

El deseo
que sólo con pensar una sílaba
de tu nombre me inunda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada