martes, 1 de marzo de 2011

Avimara XXI

La incontinencia del deseo,
la súplica de las carencias del alma,
el riesgo de no saber
o poder vivir sin tu nombre,
el hecho de que tu sonrisa
se haya convertido en mi bandera,
tu piel en mi escudo,
tu voz en mi camino...
aunque ello signifique mi ocaso,
mi ruina, mi destrozo lento
y fragmentado en el tiempo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada