martes, 1 de marzo de 2011

Avimara XX

Yo fui tan pobre
que llegue a perder
el silencio de los bosques.
Pero tú me enriqueces
como espuma a las olas.
...
Yo iba cansado
Y encontré mi calle
que hoy lleva tu nombre.

Yo corrí y corrí
de los seres,
de las cosas
Y en mi propio desequilibrio
Tú inventaste
mi quinto elemento.

Yo soy el beso a ti mujer
Las estrellas fugaces de tu cuerpo
Y tú
Mi corazón,
mi alma,
y mi aliento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada