miércoles, 1 de junio de 2011

( Libro) En el Océano de tus ojos

Ojala pudiera
quedarme dormido
entre tus sentimientos
y no necesitarías escribirlos,
pronunciarlos,
ni tan siquiera pensarlos.
No, para qué,
si al tú concebirlos en tu alma
yo podría alumbrarlos
entre mis latidos.
Como una caricia cálida
justo cuando el hielo
comienza a importunar
tornando insensible la piel.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada