viernes, 25 de marzo de 2011

Entre tus dos letras

Me quede lazado
a la curva que te nombra.
La suave caligrafía de tus trazos
se convirtió en un esbozo de mi silueta.
Derrape en la anárquica humedad de tu niebla
y me así con mi supervivencia
al ángulo de tu cadera.
Enraicé capturada entre tus dos letras
mayúsculas, soberbias
y halle en la aorta de tu rúbrica
el alimento de mi esencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada